Búsqueda personalizada

domingo, mayo 29

La Dación en Pago Encarecería las Hipotecas en 150 Euros al Mes

Cuando hablamos de la actual crisis económica nos biene a la cabeza una palabra "dación en pago", y no podemos por más que referirnos a como esta crisis ha afectado a gran parte de la población, especialmente a aquella que mantiene una hipoteca con una entidad bancaria. Lo cierto es que aquellas facilidades para firmar hipotecas del pasado han dado lugar a aunténticas dificultades para hacer frente al pago de las mismas.



Y frente a esta situación resulta evidente que han aumentado los embargos judiciales de viviendas que acaban con la misma en poder de la entidad bancaria y con el deudor manteniendo aun gran parte de la deuda frente al banco y sin poder disfrutar de la vivienda, en lo que se convierte en el mantenimiento de una deuda por un bien que ya no es de su propiedad.


Ante esta situación son muchas las personas y organizaciones que están abogando por el establecimiento de la dación en pago para solventar estas situaciones. La dación en pago es el procedimiento por el cual, ante un caso de insolvencia e imposibilidad de hacer frente a los gastos de la hipoteca, el deudor entregaría la vivienda al banco, saldando de esta forma la deuda que mantiene con el mismo. 


Frente a esta idea son muchas también las voces que se han alzado para advertir de los efectos negativos que el establecimiento de un procedimiento de dación en pago podría generar tanto en las entidades como en el conjunto de la economía.


La primera de estas consecuencias tendría que ver con un aumento de la morosidad hipotecaria. Efectivamente, muchas familias que en la actualidad malviven para poder pagar su hipoteca se plantearían seriamente la posibilidad de acogerse a la dación en pago, empezando desde cero pero con la tranquilidad de no tener sobre sí la espada de una deuda hipotecaria.


Además este aumento de la morosidad variaría en función de si la dación en pago se estableciera o no con carácter retroactivo. En este caso se entiende que de aplicarse retroactivamente la morosidad aumentaría hasta cinco puntos porcentuales más que de aplicarse únicamente a las hipotecas firmadas con posterioridad a la entrada en vigor de la disposición que autorizara la dación en pago.


A esto se une la posibilidad de que se cree un amplio sector de clientes oportunistas que habiendo recibido una hipoteca con una elevada relación entre el crédito concedido y el valor de la vivienda, se plantearan seriamente la posibilidad de recurrir a la dación en pago si el valor del inmueble desciende significativamente sobre el total de la deuda pendiente.


Este hecho se podría producir con gran facilidad ya que, en la época de mayor boom inmobiliario, se has estado comercializando viviendas a precios desorbitados y que no respondían, en modo alguno, a una situación real. Actualmente con la creciente disminución en los precios de las viviendas muchos serían los que podrían plantearse seriamente el renunciar a seguir pagando.


Los bancos verían también aumentado un problema con el que ya vienen lidiando y este no es otro que el aumento de los bienes inmobiliarios en sus balances. Como decimos esta situación ya se está produciendo debido al gran número de embargos judiciales que se han efectuado en los últimos años. En este sentido la dación en pago no haría más que aumentar la incidencia de este hecho.


Por supuesto esto tendría un reflejo en el balance y concretamente en las necesidades de capital de los bancos que deberían realizar provisiones de dichos activos inmobiliarios hasta llegar a resultar un verdadero problema en las cuentas de las entidades bancarias.


Otra consecuencia del establecimiento de la dación en pago sería el aumento del precio de las nuevas hipotecas. Las previsiones de los expertos hablan de un aumento de más de dos puntos porcentuales en los tipos de interés que se aplicarían a las nuevas hipotecas. Esto supondría un aumento de hasta 150 euros en las cuotas mensuales de una hipoteca media.


A todo esto unamosle las dificultades y requisitos que pondrían las entidades a la hora de aprobar una hipoteca. Se entiende que la aprobación de la dación en pago haría caer las concesiones de nuevas hipotecas hasta en un 40%.


Todo esto unido a que la banca tendría que deshacerse de forma rápida de los inmuebles que tiene en cartera, rebajando de esta forma el mercado inmobiliario y quedando este a expensas de la intervención de determinados clientes oportunistas.


Con todas estas variables, los expertos consideran que la aplicación de la dación en pago, especialmente si esta se hace con efectos retroactivos, puede provocar incluso subidas de la prima de riesgo española, consiguiendo que al final, el número de ciudadanos perjudicados por este procedimiento fuera mayor que el de beneficiados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu Comentario!

Suscríbete al Blog